Un estudio demuestra que la dispensación de PrEP es efectiva en hospitales, centros comunitarios y clínicas de infecciones de transmisión sexual | Fundación Lucha contra el Sida

Un estudio demuestra que la dispensación de PrEP es efectiva en hospitales, centros comunitarios y clínicas de infecciones de transmisión sexual

03/03/2021

 

Un estudio clínico que ha contado con la participación de profesionales de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas, el Hospital Germans Trias y BCN Checkpoint ha demostrado que la PrEP (siglas en inglés de profilaxis preexposición) es un mecanismo efectivo de prevención contra la infección por VIH cuando ésta se dispensa en hospitales, centros comunitarios y clínicas de infecciones de transmisión sexual. Durante el año de duración del estudio ninguno de los 321 participantes se ha infectado por VIH. La mayoría no ha sufrido efectos secundarios producidos por la medicación y, en caso de aparecer, han sido muy suaves.

 

Los criterios de selección de los participantes en el estudio eran ser un hombre que tiene sexo con hombres o una mujer transexual, tener entre 18 y 65 años, tener un test Elisa de cuarta generación negativo para VIH una semana antes del reclutamiento y estar en riesgo de adquirir el VIH. Este último requisito se daba como válido en el caso de cumplir dos de estas condiciones en los últimos 12 meses: haber tenido más de 10 parejas sexuales; haber tenido relaciones sexuales anales sin protección; haber usado drogas recreativas; haber requerido profilaxis postexposición o haber recibido un diagnóstico de una infección de transmisión sexual (ITS) bacteriana. Los factores de exclusión eran tener síntomas de infección aguda por VIH, tener alterada la función renal, enfermedades óseas o hepáticas o no estar en condiciones de garantizar una buena adherencia al tratamiento según el criterio de los responsables del ensayo.

 

Procedimiento del estudio

Tres semanas después de haber sido incluidos en el estudio y haber pasado el primer test del VIH con resultado negativo, los participantes se sometieron a un nuevo test de detección. A partir de ese momento, comenzaron el tratamiento con PrEP y las visitas de control se produjeron en las semanas 4, 12, 24, 36, 48 y 52. Se suministró la medicación para tres meses, con asesoramiento en cada visita sobre prevención de infecciones de transmisión sexual y VIH. Durante este seguimiento los participantes también respondieron preguntas sobre el uso de drogas recreativas.

 

Resultados del estudio

Además del hecho relevante de no haberse producido ninguna infección por el VIH durante el estudio, otro dato positivo es la tasa global de adherencia a la PrEP, que ha sido del 87'2%. Entre los factores que pueden explicar el abandono del tratamiento, los responsables del estudio destacan la tipología del centro donde éste se dispensa. Así, los participantes en hospitales y unidades de VIH asociadas tienen mayores probabilidades de abandono que los usuarios de centros comunitarios o clínicas de enfermedades de transmisión sexual. Esto puede estar relacionado con la mayor confianza por parte de los participantes en estas últimas entidades, que disponen de personal especializado en salud sexual y formado en competencias culturales y pueden ser percibidos como más acogedores. De hecho, la colaboración con centros comunitarios -como la que existe entre la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas, el Hospital Germans Trias y Barcelona Checkpoint- ha demostrado que puede facilitar el acceso a la PrEP.

 

Uso del preservativo e ITS

Los investigadores destacan la evolución en el uso del preservativo por parte de los participantes, que pasó de un 66'1% al inicio del estudio hasta un 37'8% al final. Este descenso, según el doctor Pep Coll "podría deberse a la sensación de tranquilidad que aporta el hecho de saberse protegido por la PrEP". A pesar de esta disminución en el uso del preservativo, sólo se observó un incremento significativo de alguna ITS en alguno de los centros participantes. Sin embargo, Coll recuerda que "la PrEP protege contra una infección por VIH, pero no contra otras infecciones". En este sentido, la prevalencia de ITS entre los participantes, tanto al inicio como al final del estudio, es superior en comparación a la población general, un resultado previsible ya que haber sufrido una ITS era uno de los criterios de inclusión posibles. Otro dato interesante es que disminuyó el consumo de drogas recreativas entre los participantes.

 

Una estrategia eficaz

Uno de los investigadores del estudio, el doctor de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas y BCN Checkpoint, Pep Coll, ha remarcado la necesidad de hacer llegar el tratamiento a todas las personas que actualmente están en lista de espera, ya que "si no se logra hacer llegar esta herramienta preventiva del VIH a más personas, no conseguiremos reducir significativamente las nuevas infecciones, que en Cataluña han crecido de manera exponencial en las últimas décadas, llegando a casi a 500 nuevos casos el 2019".

 

Link al estudio: https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0246129

Envía tu comentario
CAPTCHA
Aquesta pregunta és per comprovar si vostè és un visitant humà i prevenir enviaments d'spam automatitzat.