El remdesivir se confirma como tratamiento efectivo contra la COVID-19 | Fundación Lucha contra el Sida

El remdesivir se confirma como tratamiento efectivo contra la COVID-19

12/10/2020

 

Se han publicado en el New England Journal los resultados finales del estudio ACTT-1, sobre la utilización del remdesivir en el tratamiento de la COVID-19.

 

En este estudio, Remdesivir se comparó con placebo y el factor para medir la efectividad de este fármaco para combatir la COVID-19 fue, principalmente, el tiempo de recuperación de los pacientes.

 

Impulsado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (IAID) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el estudio ACTT-1 contó con la participación de 1.063 personas desde 68 centros hospitalarios, de los cuales 47 son de Estados Unidos y 21 de Europa y Asia. En España, desde el Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol, el coordinador del estudio fue el Dr. Roger Paredes, director científico de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas. El ACTT-1 fue un estudio de fase 3, doble ciego, en el que la mitad de los participantes recibió remdesivir durante diez días mintras la otra mitad recibía placebo.

 

Los datos preliminares de este ensayo sobre el uso del remdesivir para el tratamiento de adultos hospitalizados con COVID-19 ya se avanzaron el 29 de abril, cuando los científicos ya habían comprobado que la administración de este fármaco, un antiviral de dispensación hospitalaria diseñado inicialmente contra el ébola, suponía un beneficio claro para los pacientes. Ahora, la prestigiosa revista científica New England Journal ha publicado los resultados finales del estudio.

 

El informe preliminar ya mostraba que el tratamiento con remdesivir, en comparación con el placebo, daba como resultado mejoras consistentes y clínicamente significativas según múltiples criterios de evaluación. En cuanto al tiempo de recuperación de los pacientes, el criterio de valoración principal del estudio, los resultados finales demuestran que el tratamiento con remdesivir resulta en un tiempo de recuperación incluso más rápido de lo que se había informado anteriormente. En los resultados preliminares, según los datos obtenidos a día 15, la administración de remdesivir (sumada a la atención hospitalaria estándar) acortó el tiempo de recuperación en cuatro días en comparación con placebo (11 días frente a 15). En los resultados finales, a día 29, los pacientes que recibieron remdesivir lograron una recuperación clínica cinco días más rápida que los que recibieron placebo, con un tiempo medio de recuperación de 10 versus 15. Este resultado fue más pronunciado en pacientes que requerían apoyo de oxígeno al inicio del estudio: en este subgrupo, los pacientes que recibieron el fármaco lograron la recuperación clínica siete días más rápidamente, con una media de tiempo hasta la recuperación de 11 días respecto a los 18 de las personas con placebo.

 

En cuanto a la evolución del estado clínico de los pacientes (el primero de los criterios de valoración secundarios), a día 15 se había visto que los pacientes que recibieron remdesivir tenían un 50 por ciento más de probabilidades de haber mejorado, en comparación con los que recibieron placebo. El efecto se mantuvo en la valoración a día 29.


Por otra parte, en cuanto a la reducción de la mortalidad, fue mayor en los pacientes tratados con remdesivir en comparación con placebo, tanto a día 15 (6,7% frente a 11,9%) como a día 29 (11,4% vs 15,2%). Se realizó un análisis posterior para determinar si había diferencias en la mortalidad según el estado clínico inicial de los pacientes, para comprender mejor en qué momento de la evolución de la enfermedad remdesivir podía tener más beneficios. En este análisis, los pacientes que requirieron oxígeno de bajo flujo al inicio del estudio y que recibieron remdesivir, lograron una reducción estadísticamente significativa del 72 por ciento en la mortalidad a día 15 y del 70 por ciento en la mortalidad a día 29. La diferencia en la mortalidad en otros subgrupos basada en el estado clínico inicial no fue estadísticamente significativa.


El estudio demuestra también que el uso de remdesivir mejora aspectos como el tiempo transcurrido hasta el alta hospitalaria, la necesidad de uso de oxígeno en pacientes hospitalizados, y la incidencia y duración de esta necesidad de oxígeno u otro soporte respiratorio.

 

Finalmente, la incidencia de eventos adversos asociados con remdesivir fue similar a la del placebo, sin novedades en el análisis final respecto el preliminar.


No obstante los buenos resultados obtenidos, y dada la alta mortalidad a pesar del uso del remdesivir, parece evidente que el tratamiento con un fármaco antiviral por sí solo podría no ser suficiente para todos los pacientes. Son necesarios varios enfoques terapéuticos, incluyendo nuevos antivirales, modificadores de la respuesta inmune, y estrategias combinadas para continuar mejorando los resultados en pacientes con Covidien-19. Actualmente se está evaluando el remdesivir en combinación con modificadores de la respuesta inmune: por ejemplo, con el inhibidor de la quinasa Janus [JAK] baricitinib en el ensayo ACTT-2 o con el interferón beta-1a en el ensayo ACTT-3.

 

Leer el artículo completo

: COVID-19
Envía tu comentario
CAPTCHA
Aquesta pregunta és per comprovar si vostè és un visitant humà i prevenir enviaments d'spam automatitzat.