Publicados los resultados del estudio OSTEODOLU sobre los posibles beneficios de un cambio de medicación | Fundación Lucha contra el Sida

Publicados los resultados del estudio OSTEODOLU sobre los posibles beneficios de un cambio de medicación

19/01/2017

 

La revista científica Journal of Antimicrobial Chemotherapy, publicaba el pasado mes de octubre de 2016 el artículo titulado “Switching from a ritonavir-boosted PI to dolutegravir as an alternative strategy in virologically suppressed HIV-infected individuals” sobre los resultados del estudio clínico OSTEODOLU, desarrollado por la Fundación Lucha contra el Sida.

 

El estudio OSTEODOLU se llevó a cabo entre 2013 y 2015 con la participación de pacientes del Hospital Germans Trias i Pujol, del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau i del Hospital Clínico San Carlos. El objetivo del estudio era demostrar que, en pacientes con carga viral (cantidad de VIH en la sangre) indetectable, un cambio de medicación  –de fármacos inhibidores de la proteasa a un inhibidor de la integrasa [*] - podía ser una buena estrategia de simplificación y podía mejorar su densidad mineral ósea.

 

[*] Los fármacos antirretrovirales se clasifican en varias familias en función de cómo luchan contra el virus. Cada clase de fármacos se ha fabricado para combatir una etapa específica del ciclo de vida del VIH: dos de estas clases o familias son los inhibidores de la proteasa (conocidos por sus siglas, IP) y los de la integrasa.

 

El dolutegravir es un inhibidor de la integrasa de segunda generación. Su fácil posología y su potencia antiviral, hacen de este fármaco una buena alternativa para construir regímenes de simplificación. Sin embargo, no había datos clínicos disponibles que apoyaran este cambio de medicación en personas con VIH en tratamiento y carga viral indetectable. Por otra parte, y en relación a la densidad mineral ósea, un primer estudio sugirió uno aumento después de un cambio de inhibidores de la proteasa a raltegravir, un inhibidor de la integrasa de primera generación, pero tampoco había más datos al respecto.

 

El OSTEODOLU, en el que participaron 73 pacientes, siguió la siguiente metodología: los participantes eran divididos de forma aleatoria en dos grupos; uno de ellos continuaba con su tratamiento habitual formado por abacavir / lamivudina (Kivexa) más un inhibidor de la proteasa (IP) potenciado con ritonavir; el otro grupo cambiaba el IP a dolutegravir. Durante un año se realizaron varias visitas de seguimiento para hacer la analítica de rutina y, además, medir la actividad ósea mediante marcadores analíticos y también realizando el control de la evolución de la densidad del hueso con una densitometría ósea (DEXA).

 

Las conclusiones del estudio, explicadas en detalle en el artículo publicado en el Journal of Antimicrobial Chemotherapy, indican que la combinación dolutegravir + Kivexa fue segura y bien tolerada en pacientes en supresión viral (carga viral indetectable) que anteriormente incluían en su tratamiento un IP potenciado. Al finalitar el estudio, el 97,3% de los pacientes que habían hecho el cambio a dolutegravir y el 91,7% de los que mantuvieron el IP potenciado habían mantenido la supresión viral. El perfil lipídico mejoró con el cambio de terapia aunque, probablemente a causa del seguimiento a corto plazo, no se observaron cambios significativos en la densidad mineral ósea, excepto una tendencia hacia una mejora en la zona lumbar.

 

Podéis consultar el artículo completo aquí.

Envía tu comentario
CAPTCHA
Aquesta pregunta és per comprovar si vostè és un visitant humà i prevenir enviaments d'spam automatitzat.