Manejo del riesgo cardiovascular en personas con VIH | Fundación Lucha contra el Sida

Manejo del riesgo cardiovascular en personas con VIH

10/10/2014

Varios estudios han demostrado un aumento de la tasa de eventos cardiovasculares prematuros, incluyendo infarto de miocardio, en individuos infectados por el VIH. Los factores de riesgo tradicionales tienen un impacto sobre la enfermedad cardiovascular en esta población, similar al de la población general. Sin embargo, tanto la replicación del VIH, como la terapia antirretroviral, junto con el aumento de la prevalencia de los factores tradicionales de riesgo cardiovascular en pacientes, pueden contribuir de manera adicional e independiente en el aumento del riesgo cardiovascular.

No obstante, el control óptimo de los factores de riesgo que pueden ser modificados, es aún bajo. En base a esta hipótesis, la Dra. Echeverría lideró un estudio en el que participaron diversos profesionales de la Fundación Lucha contra el Sida y otros centros, cuyos resultados se publicaron en la revista “BioMed Research International” este verano. En dicho estudio se evaluaron los cambios en estos factores en la práctica clínica antes y después de un evento coronario (por ejemplo un  infarto agudo de miocardio o una angina de pecho).

Se identificaron aquellos pacientes con infección por el VIH con antecedentes de un evento coronario a partir de la base de datos de las unidades de VIH y servicios de cardiología de dos hospitales de Barcelona (Hospital Universitari Santa Creu i Sant Pau y Hospital Universitari Germans Trias i Pujol). La base de datos contenía información de 3.760 pacientes con diagnóstico de VIH.

De los datos obtenidos emergen dos observaciones importantes. En primer lugar, muchos factores de riesgo modificables, como la hipertensión, no estaban suficientemente bien manejados, incluso después de haber sido diagnosticados de enfermedad cardiovascular. Del mismo modo, el colesterol-LDL y HDL se determinaron con más frecuencia durante los últimos años, indicando el interés en un mejor control del metabolismo de los lípidos. Sin embargo, el tratamiento no fue óptimo en la mayoría de los casos, y no se alcanzaron los niveles deseados de lípidos en una gran mayoría de individuos. En segundo lugar, otros factores de riesgo cardiovascular, como el tabaquismo, la hipertensión, la falta de ejercicio, y el índice de masa corporal, no se evalúan de forma rutinaria. Estos datos no estaban disponibles en las historias clínicas de la mayoría de nuestros pacientes, lo que refleja el mal control de estos factores de riesgo en la práctica clínica.

Un mejor seguimiento de los parámetros metabólicos y no metabólicos ayudaría a disminuir el riesgo cardiovascular en personas con infección por el VIH.  Por lo tanto, el riesgo cardiovascular se debe evaluar de forma regular, especialmente después de iniciar o cambiar el tratamiento antirretroviral. Son esenciales medidas en el estilo de vida (abandono del hábito tabáquico, cambios en la dieta y el ejercicio físico aeróbico) para revertir los factores de riesgo modificables. Además, debe recomendarse el uso de agentes antirretrovirales con un perfil metabolitamente favorable, sobre todo en individuos de alto riesgo.

Descargar artículo completo
 

Envía tu comentario
CAPTCHA
Aquesta pregunta és per comprovar si vostè és un visitant humà i prevenir enviaments d'spam automatitzat.