La lucha contra el sida traspasa fronteras para combatir la epidemia en África | Fundación Lucha contra el Sida

La lucha contra el sida traspasa fronteras para combatir la epidemia en África

27/06/2019

La Fundación Lucha contra el Sida y el Hospital Carmelo de Mozambique, activan el programa “¡Phambene!”, que significa “¡Adelante!” en la lengua local shangana, para combatir, a largo plazo, la epidemia de VIH en África.

 

La Fundación, situada en el Hospital Germans Trias de Badalona, inicia así su primera gran acción fuera del Estado español con un proyecto que tiene como objetivo frenar el progreso del VIH en Mozambique. Los resultados tienen potencial para afectar las recomendaciones en África subsahariana de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con quién miembros de la Fundación colaboran estrechamente, y, por lo tanto, impactar la salud y la economía global.

 

La zona urbana de Chokwé, dónde está situado el Hospital Carmelo, es uno de los lugares con más prevalencia del virus del sida en el mundo, llegando a tasas de hasta el 30% en ciertos colectivos. En 1995, la hermana Elisa Verdú, médica y misionera originaria de Alcoi, impulsó la transformación del convento Carmelo del orden de las Carmelitas Descalzas en este hospital para dar asistencia al aumento de personas infectadas por el VIH.

 

Desde entonces, ya han diagnosticado cerca de 30.000 infecciones por VIH y reciben 70.000 visitas anuales. A pesar del limitado presupuesto para cubrir esta alta demanda, el Carmelo es un hospital de referencia para enfermos de tuberculosis y sida en África subsahariana.

 

 

Antecedentes de la colaboración

 

La relación entre las dos organizaciones viene de lejos. Desde 2014, el equipo de la Fundación Lucha contra el Sida ayuda al personal sanitario del Hospital Carmelo a resolver, desde la distancia, algunos casos clínicos complicados. Ahora combinaran la experiencia metodológica de la Fundación con el excelente conocimiento local de la institución dirigida por Elisa Verdú para hacer investigación de alto nivel.

 

El centro de salud de Chokwé nunca ha realizado investigación clínica. El elevado número de pacientes monopoliza los esfuerzos, pero no es un caso aislado: solo un 9% de los estudios presentados al CROI, el congreso de referencia sobre el VIH en el mundo, provienen de África mientras que, según la ONU, más del 70% de personas infectadas viven en el continente negro.

 

“Uno de los objetivos de la colaboración es capacitar a los profesionales del Carmelo para que puedan realizar ensayos clínicos de manera totalmente autónoma y siguiendo el modelo de la Fundación, con los estándares más altos” explica el médico Roger Paredes, director científico de la Fundación Lucha contra el Sida y del proyecto. Y sigue, “cuando la unidad de investigación esté totalmente operativa, podrán atraer ensayos clínicos externos y eso significa más recursos para el hospital y la región”.

 

En esta línea, la colaboración también busca el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes a través del emprendimiento social. El Hospital Carmelo tiene sistemas para fomentar la integración laboral de las personas con VIH como la elaboración de pan para que puedan venderlo en sus pueblos. Entonces, el proyecto que se inicia ahora tiene como objetivo paralelo fomentar estas prácticas y así estimular la reinserción social de estos colectivos.

 

 

Estudio para cambiar las directrices de la OMS

 

Actualmente, en África subsahariana la carga viral de los pacientes se analiza una vez al año y sólo se cambia de tratamiento si la persona en cuestión tiene más de 1.000 copias de virus por cada mililitro de sangre. Este protocolo es muy distinto al que se sigue en occidente, donde las revisiones son cada seis meses y el umbral está situado en las 200 copias.

 

Las diferencias se deben a motivos económicos, pero tardar tanto en hacer el cambio de tratamiento puede favorecer la aparición de resistencias a los antirretrovirales. “Pasar de una medicación básica a una de más compleja triplica el coste por paciente, por lo tanto, es normal que no se cambie el tratamiento hasta estar seguros de que es necesario”, dice Paredes y afirma, “por ahorrar dinero, se podría estar consiguiendo el efecto contrario ya que, cuando aparecen las resistencias, el problema es mucho más grave”.

 

Por este motivo, la Fundación Lucha contra el Sida y el Hospital Carmelo iniciarán el mes que viene un ensayo con 500 pacientes y compararán diferentes combinaciones de las dos variables. El estudio durará tres años para así poder ver los efectos a largo plazo de cada estrategia.

 

Los resultados pueden afectar las políticas para frenar el progreso del VIH a escala mundial a través de las guías de tratamiento de la OMS, de la cual Roger Paredes es miembro del Grupo Directivo sobre Resistencias del VIH a los Medicamentos. Por ende, el estudio puede contribuir a mejorar el estado médico de las personas infectadas por el virus del sida, pero también puede ayudar a liberar recursos que colaboren en el desarrollo económico de toda la región.

 

 

Las resistencias del virus, estrategia clave

 

Cuando los antirretrovirales no son del todo efectivos en una persona, el virus empieza a multiplicarse y hay más posibilidades de que mute y se originen resistencias a los fármacos. Este fenómeno cada vez es más frecuente y ya ha estado señalado por la OMS como una estrategia clave para poder controlar la epidemia de VIH. Una de las posibles causas son las pautas de tratamiento y de seguimiento actual, por eso es tan importante estudiarlas.

 

De hecho, se desconoce la prevalencia exacta, pero, en Chokwé, los virus resistentes ya representan un 10% de las nuevas infecciones. “Eso supone una amenaza, no solo para la salud de estas personas, sino para la salud global, ya que estas cepas aumentan mucho la posibilidad de transmitir el virus y la mortalidad” concluye Verdú. A este fenómeno se le tiene que sumar un problema emergente, la coinfección con bacterias de la tuberculosis multirresistentes. Tal es así, que la tuberculosis ya es una de las principales causas de muerte de la región.

 

El proyecto cuenta con el apoyo de la firma de maquillajes MAC Cosmetics y de la empresa de recursos humanos Eurofirms, pero para poder finalizarlo necesita más colaboraciones. Más información de cómo ayudar en la web del proyecto (www.phambene.com).

Envía tu comentario
CAPTCHA
Aquesta pregunta és per comprovar si vostè és un visitant humà i prevenir enviaments d'spam automatitzat.