Estudio Ralator: ¿en qué consiste? | Fundación Lucha contra el Sida

Estudio Ralator: ¿en qué consiste?

28/07/2017

 

El Ralator es un estudio sobre el efecto de la atorvastatina en la reducción de la inflamación relacionada con el envejecimiento: participan personas con VIH mayores de 45 años, comparando aquellas que reciben un tratamiento antirretroviral basado en inhibidores de la proteasa, con otros a quienes se les cambia el tratamiento por raltegravir, un inhibidor de la integrasa.

 

Vamos punto por punto:

  • Atorvastatina: es un fármaco que se utiliza para disminuir los niveles de colesterol en sangre y en la prevención de enfermedades cardiovasculares. También estabiliza las plaquetas y previene la embolia mediante mecanismos antiinflamatorios.

 

  • Inflamación: es la respuesta del sistema inmunológico ante invasores extraños, tales como virus y bacterias. Como respuesta a la infección o a la lesión, diversas clases de glóbulos blancos se transportan por el torrente sanguíneo hasta el lugar de la infección y solicitan más glóbulos blancos. La inflamación suele ceder cuando la amenaza de infección o lesión desaparece. Pero en el caso de patologías crónicas, como la infección por el VIH, se sufre una inflamación crónica que el tratamiento antirretroviral no corrige del todo y que puede llevar a un envejecimiento prematuro.

 

  • Inhibidores de la proteasa vs integrasa: son dos familias de fármacos antirretrovirales. Cada familia actúa de manera diferente, interviniendo en alguna de las fases del ciclo de infección. Los inhibidores de la proteasa tienen la capacidad de bloquear la proteasa del VIH, una proteína clave en la maduración del virus. Estos medicamentos bloquean la actuación de esta enzima, haciendo que el virus no madure y por tanto no sea infeccioso. Los inhibidores de la integrasa, actúan bloqueando la replicación del VIH evitando que el ADN viral se integre dentro del material genético de las células del sistema inmunitario, que son la diana del virus.

 

El estudio RALATOR empezó en noviembre de 2015 y está previsto que finalice a finales de mayo de 2018.

 

Participan 37 personas, distribuidas en dos grupos: la rama IP, es decir, aquellos que han seguido con el tratamiento con inhibidores de la proteasa; y la rama raltegravir, aquellos a quienes se les cambió el IP por este otro fármaco inhibidor de la integrasa.

 

En ambos casos, una vez determinado el cambio de fármaco o la permanencia del tratamiento habitual, se realizaron controles al cabo de un mes, y después cada 3 meses, durante el año y medio de duración del ensayo para cada paciente.

 

El procedimiento consiste en pasar 24 semanas haciendo el tratamiento antirretroviral y, después, añadir la atorvatastina durante 48 semanas más, momento en que finaliza el estudio.

Además de los controles habituales de carga viral, recuento de CD4 y análisis de laboratorio, durante el estudio se guardan muestras de células, plasma y suero para poder hacer estudios sobre aspectos moleculares. Por otra parte, se realizan densitometrías para estudiar si se producen cambios en el hueso y/o en la distribución de la grasa en el cuerpo (la densitometría utiliza dosis de rayos X muy bajas, y el daño a las células de nuestro organismo es casi nulo).

 

El estudio Relator, como otros ensayos clínicos que se desarrollan en la Fundación Lucha contra el Sida, tiene como objetivo mejorar la salud y la calidad de vida de las personas con VIH.

 

Envía tu comentario
CAPTCHA
Aquesta pregunta és per comprovar si vostè és un visitant humà i prevenir enviaments d'spam automatitzat.